Tratamientos con aceite para esmeraldas

Hoy en día, es comúnmente aceptado que todas las esmeraldas, salvo indicado expresamente, han sido tratadas con aceite. Aunque no se trata de un proceso oculto, ya que es públicamente conocido en el mundo de las gemas, es de vital interés para todos aquellos amantes de las esmeraldas que deseen tener un conocimiento más amplio, sobre todo a la hora de aventurarse en la compra de un espécimen de un valor medianamente elevado.

El tratamiento clásico de la esmeralda se divide, normalmente, en cinco pasos: limpieza preliminar, tratamiento con ácidos, retirada de ácidos, aceitado y limpieza final. Aunque estos pasos pueden variar de una piedra a otra, generalmente estos son los más relevantes.

Limpieza preliminar

El primer paso mantiene como objetivo el lograr una gema limpia de impurezas derivadas del corte. 

Para ello, primero se sumerge la gema en alcohol (etílico o metílico) y se calienta hasta hervir. Dejándolo enfriar tras alcanzar el punto de ebullición. Este proceso puede ser repetido hasta tres veces para eliminar los restos de aceite que la piedra pueda tener.

Generalmente es necesario llevar a cabo esta limpieza ya que los aceites pueden reaccionar con los ácidos que se utilizan a continuación, pudiendo dejar marcas marrones en el interior de la gema si finalmente esto ocurre. Si el profesional tratador lo estima necesario, puede decidir dejar la piedra sumergida en alcohol una noche entera.

Tratamiento con ácido

Este segundo paso trata de eliminar los óxidos de estaño y cromo que puedan haber quedado en el interior de la gema fruto del proceso de tallado. 

Para ello, se utiliza una mezcla de ácido hidroclorhídrico y ácido nítrico. La piedra se sumerge en esta solución en el interior de una probeta cerrada para ayudar a que el ácido penetre en la piedra debido a la presión generada dentro de la probeta. Algunos tratadores calientan la solución para ayudar al proceso, otros dejan la piedra sumergida durante una noche entera.

Retirada del ácido

En este caso se trata de retirar el ácido que se ha introducido en la piedra. 

De manera similar a la limpieza inicial, la piedra es sumergida en alcohol, acetona o disolvente. Algunos optan por hervir la solución mientras que otros simplemente la calientan durante períodos prolongados.

Aceitado

En este caso se trata de retirar el ácido que se ha introducido en la piedra. 

De manera similar a la limpieza inicial, la piedra es sumergida en alcohol, acetona o disolvente. Algunos optan por hervir la solución mientras que otros simplemente la calientan durante períodos prolongados.

Limpieza final

La limpieza final consiste en pulir la gema con un paño. Aunque muchos prefieren añadir vaselina al paño para un mejor resultado. Es común entre vendedores de esmeraldas, que estas estén guardadas en cajas con vaselina para mejorar su aspecto.

El resultado del proceso suele ser una esmeralda con una apariencia general mejorada aunque existen discrepancias entre lo duraderos o no que son estos procesos [3]. Hay quien dice que el tratamiento de aceitado solamente se deteriora los primeros dos meses después del proceso. Tiempo en el que el aceite se seca. Y que algunos vendedores de esmeraldas, deciden dejar secando las piedras antes de decidir sobre el valor de las mismas. Yo mismo conozco vendedores que mantienen sus piedras bañadas en aceite hasta el mismo momento de venderlas, por lo que su apariencia puede variar enormemente en los primeros meses después de la adquisición.

Conclusión

Mi humilde aportación consiste en otorgaros este conocimiento y recomendaros el servicio de los institutos de certificación que nos permitirá conocer la valoración de nuestra gema (de un agente experto externo). Tener el cuenta que el servicio de certificación no es gratis y carece de sentido en piedras con un valor reducido.

 

Referencias

Para ahondar en conocimiento, de mano de los verdaderos expertos, no os perdáis los artículos desde los que extraje la información:

  1. RINGSRUD, Ron. The oil treatment of emeralds in Bogota, Colombia. Gems & Gemology, 1983, vol. 19, no 3, p. 149-156.
  2. RINGSRUD, Ron. AN UPDATE ON EMERALD TREATMENT; THE RELATIONSHIP BETWEEN FISSURE COUNT AND DEGREE OF TREATMENT IN EMERALDS.
  3. JOHNSON, Mary L. Durability testing of filled emeralds. 2007.
Regresar al blog

1 comentario

Amigo, el apartado “retirada del acido” se repite, dejando fuera el aceitado. Saludos

Felipe

Deja un comentario